La Academia de Bellas Artes recupera la pintura de Manuel Benedito

veronicamuñoz

Madrid, 24 sep (EFE).- La fuerza de las vanguardias históricas hizo que fueran muchos los pintores que quedaran desplazados de la actualidad artística y entre ellos se encuentra Manuel Benedito, al que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la que formó parte, dedica una exposición.

Conocido especialmente por su faceta como retratista de la aristocracia y la alta burguesía, esta exposición, promovida por la Fundación Manuel Benedito, trata de recuperar la figura del prolífico pintor que disfrutó en vida de gran fama y reconocimiento.

“Hace sesenta años era impensable que fuera necesario poner en valor la obra de Benedito (Valencia,1875-Madrid, 1963). Era extremadamente popular y la gente guardaba largas colas para poder ver sus pinturas. Tuvo una gran recepción crítica y popular desde muy joven”, comentó a Efe Pascual Masiá, comisario de la primera antológica que se celebra en Madrid desde la muerte del artista hace cincuenta años.

Formada por cincuenta y cinco piezas, entre óleos sobre lienzo o tabla, dibujos a lápiz o carbón, acuarelas y grabados, la exposición “que podría haber sido muchísimo más grande, dada la basta producción del artista”, ofrece un ejemplo de los temas que interesaron al Benedito, entre ellos los paisajes, retratos, bodegones y cuadros de tema en los que predominan el tamaño natural o las grandes composiciones.

Pascual Masiá lamentó que artistas como Benedito fueran excluidos y dejaran de estar en los círculos predominantes “por su tipo de pintura académica que reflejaba la realidad” y recordó que su clientela fue muy importante, “motivo por el cual no hay prácticamente obra suya en el mercado del arte”.

Las obras exhibidas preceden en su mayoría de la Fundación Manuel Benedito así como de museos como el Prado, el Reina Sofía, la Colección Carmen Thyssen Bornemisza, el de Bellas Artes de Valencia, la Fundación Banco de Santander o la Fundación Casa de Alba, además de otras cedidas por coleccionistas particulares.

Con una gran formación artística, fue el principal discípulo de Joaquín Sorolla aunque muy pronto se alejó de los postulados de su maestro para tomar un camino propio “que le acercaba a la pintura tradicional del siglo XVII y a Goya”.

Tampoco le interesaba la ruptura vanguardista “aunque siempre respetó a Picasso por su gran formación técnica”, recordó el comisario, quien espera que esta exposición “sirva para aceptar que hay buena pintura, más allá de las corrientes”.

La biografía de Manuel Benedito demuestra “que nunca fue un pintor conformista ya que buscó su propio camino. Era un pintor más sereno y pulcro que Sorolla”, explicó el comisario, quien recordó que además de con Sorolla, tuvo relación con los movimientos europeos durante sus viajes a Italia, Francia, Holanda y Bélgica.

De estos viajes surgieron importantes pinturas como “Madre bretona”, “Pescadoras bretonas” o “Viejos holandeses”.

Los paisajes le interesaban pero también el reflejo de “lo popular” del entorno, los atuendos, las calles, las casas, los colores de la tierra, del mar o del aire, siguiendo los postulados de la generación del 98 “pero sin querer introducirse de lleno en esa generación que captaba lo más áspero”.

Entre las obras que se pueden contemplar en la exposición se encuentran pinturas como “Venecia nocturno”, “Concarneau” o “Retrato de caballero”, en las que se aprecian “sus obsesiones técnicas en la pintura”.

Acusado por algún crítico de su época de haberse convertido en el “retratista de la gente guapa”, Benedito pintó más de seiscientos retratos de personajes de la sociedad de su tiempo, desde la realeza y aristocracia hasta artistas y escritores, o de sus amigos y modelos preferidos.

Ejemplos de estos retratos se pueden contemplar en el recorrido, como los del rey Alfonso XIII, el Duque de Alba, el de la bailarina Cleo de Meròde o el de Pastora Imperio.

En cuanto a sus naturalezas muertas, creó bodegones de complicadas composiciones poniendo la mirada en los maestros del XVII español y holandés, como “Bodegón de las aves”. Otro tema de su interés fue la caza sobre la que realizó varios cuadros de gran formato, como “La vuelta de la montería”, así como “Corzo” que se muestra junto al tapiz para el que fue modelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: