El nuevo arte de China llega a Nueva York

El cada vez más notable interés que despierta en Occidente el arte chino es la justificación primaria de Ink Art: Past as Present in Contemporary China (Arte de tinta: pasado y presente en la China contemporánea), la primera gran exposición colectiva dedicada a los nuevos creadores del gigante asiático que organiza el prestigioso:

Metropolitan Museum of Art de Nueva York (MET). Una segunda razón se añade a la primera: demostrar cómo los artistas chinos, por muy rompedoras y arriesgadas que sean sus propuestas, siempre transitan por el camino de renovar o reinterpretar los cánones milenarios de sus antepasados.

150384-944-463

a muestra, con 70 obras de 35 artistas creadas en las últimas tres décadas, presenta pintura, caligrafía, fotografía, grabado, vídeo y escultura, estará en cartel en el MET entre el 11 de diciembre y el 6 de abril. En paralelo la pinacoteca organiza un programa de actividades complementarias [PDF] que incluye un simpopsio que permitirá el encuentro de los artistas y con críticos de arte y académicos estadounidenses. El blog para adolescentes del museo publicará trabajos realizados por alumnos de centros de secundaria que visiten la muestra.

“Vínculos significativos”

La pretensión de los organizadores es demostrar pasado como el presente artístico de China está basado en la renovación o reinterpretación de los modelos y patrones del riquísimo pasado cultural del país. “Aunque todos los artistas han transformado sus fuentes a través de nuevas formas de expresión, los visitantes podrán reconocer atributos temáticos, estéticos o técnicos que tienen vínculos significativos con el pasado artístico de China”, aseguran.

Las obras más notables de Ink Art responden a ese retorno con afán renovador a las fuentes milenarias. La espectacular instalación Book from the Sky (Libro del Cielo, 1988), de Xu Bing (1955), que tardó años en caligrafiar, según métodos tradicionales, miles de páginas y telas de ideogramas que despliega ocupando la totalidad de una galería, está basada en las antiquísimas técnicas de dibujo caligráfico a pincel o grabado.

Escultura con restos de templos demolidos

En Family Tree (Árbol familiar, 2000) Zhang Huan (1965) oscurece gradualmente su cara en una serie de autorretratos inscribiendo directamente en la piel una descripción de sus rasgos fisiológicos. Quizá el ejemplo más palpable de este retorno a los orígenes para reconvertirlos es el de Map of China (Mapa de China, 2006), una escultura-instalación realiada por el artista disidente Ai Weiwei (1957) utiliza madera rescatada de la demolición de templos de la dinastía Quing.

La exposición está dividida en cuatro secciones. En The Written Word (La palabra escrita) se examina el poder de la escitura, considerada por los chinos como la forma más alta de expresión artística, y la forma de subvertirla semántica y estéticamente que han encontrado artistas como Gu Wenda (1955) y Qiu Zhijie (1969). New Landscapes (Nuevos paisajes) está dedicada a la nueva oleada de creadores que han preferido mostrar el “paisaje mental” antes que el ambiental, que en China siempre fue símbolo de normas morales, con fotos y vídeos de, entre otros, Liu Dan (1953), Yang Yongliang (1980), Fang  Lijun (1969), Yang Fudong (1971) y Qiu Anxiong (1972).

Proyecto de ampliación de la Gran Muralla

Las dos últimas secciones Abstraction (Abstracción) y Beyond the Brush (Más allá del pincel) muestran trabajos radicales como el del calígrafo Wang Dongling (1945 ), un artista de formación clásica que crea abstracciones de gran escala con énfasis en las cualidades dinámicas de la caligrafía, o Cai Guo- Qiang (1957), que presentra un proyecto de ampliación de la Gran Muralla China.

El director de la sección de arte oriental del MET, Mike Harn, señala en una entrevista publicada por la web del museo que el arte chino se ha convertido en un “gran negocio” porque algunos de sus estilos “concuerdan con el gusto occidental”, pero esta situación ha llegado a los artistas como impuesta. “El mercado empezó en Occidente y los artistas chinos, que son quienes han sido descubiertos, deben ahora tener presente la etiqueta. Los más creativos luchan por escapar de ese encajonamiento, pero las preguntas que se hacen los artistas chinos que vienen a Occidente y son etiquetados son las mismas: ‘¿Qué significa ser chino? ¿Soy un artista chino o un artista que nació por casualidad en China?’ Creo que la respuesta es afirmativa en ambos casos”.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Lujo Colombia
    Dic 16, 2013 @ 18:52:07

    Espectacular!! Arte Chino en NY

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: